ni.abravanelhall.net
Nuevas recetas

Desde San Petersburgo con amor: cena en Mari Vanna

Desde San Petersburgo con amor: cena en Mari Vanna


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Al principio, es posible que haya asumido que el nombre, "Mari Vanna", era más un juego del infame green de 7 hojas y humeantes que el de un restaurante ruso. No te sientas mal. Desafortunadamente, no pude pasar de ese nombre.

Habiendo salido con un caballero ruso hace un par de años, y siendo mitad ruso, estoy algo familiarizado con la cocina menos que estelar del país ... y el factor "queso" agregado que, la mayoría de las veces, viene la forma de decoración shiteous y música techno (al menos por lo que he visto, de primera mano, en muchos de los mejores de Brighton Beach). Mi experiencia en Mari Vanna, sin embargo, transformó mi opinión previamente cuestionable sobre los sabores de mi tierra natal ...

Cuando llegué a MV (Mari Vanna), me quedé completamente desconcertado por la decoración francesa antigua, elegante y descuidada, con adornos casuales. "Esto es absolutamente hermoso", dije efusivamente, después de ser recibido por la amable anfitriona.

Cuando la anfitriona me llevó hacia mi mesa, no pude evitar notar los marcos de fotos que decían "Esperando a fulano de tal", adornando muchas de las mesas. Lo anoté como "Reservas VIP", hasta que vi una que decía "Esperando a Ceci", que resultó ser el nombre de mi cita para cenar. "Hacemos esto (nombres enmarcados) para todas nuestras reservas, "Me informó la anfitriona, con su marcado acento ruso. ¡Qué increíblemente especial!

"¡Este lugar es asombroso!" Ceci chilló mientras se dejaba caer en su silla. Justo cuando comenzamos a hojear los menús de comida, vino y vodka infundido, nos presentaron una pequeña tabla de carnicero cubierta con papel de pergamino que estaba untada con rebanadas de pasas y pan de trigo, cuartos de rábano, una ramita de cebolla verde, una pizca de sal marina y un dúo de mantequillas: una simple y la otra diluida.

Después de recibir nuestras bebidas (copa de vino tinto para mí, vodka casero con infusión de avena y miel para Ceci), tomamos la decisión mutua de dividir varios platos.

Ensalada de limón y alcachofas: Justo cuando estaba a punto de preguntar, "Ceci, recuérdame de nuevo ¿POR QUÉ pedimos una ensalada de influencia italiana en un restaurante ruso? ..." Di mi primer bocado. Alcachofa en rodajas finas, ralladura de limón, aceite de oliva, pimienta negra recién molida y queso parmesano rallado se combinaron de manera brillante en esta mezcla fresca y veraniega de verduras de mercado. También resultó ser uno de los aperitivos "especiales" de la noche.

Blinis de hongos: un "blini" es la versión rusa del crepe francés, o un panqueque delgado, que se puede rellenar con una gran cantidad de ingredientes diferentes. Este es un plato que crecí comiendo, aparte del hecho de que mi familia servía blinis dulces, no salados. Entonces, cuando vi que el menú de MV ofrecía una variedad de rellenos de blini, le dije a Ceci que debíamos probar al menos uno. Nos decidimos por el champiñón que, decidimos, era el segway perfecto entre soso (relleno de requesón) y demasiado auténtico (relleno de salmón ahumado). El blini, en sí mismo, era denso y más grueso que los que he tenido en el pasado. Tenía un regusto ligeramente dulce. El relleno contenía champiñones salteados en rodajas que no estaban unidos por otro agente, lo que me gustó. Junto con la crema agria fría, el trío de componentes (blini, relleno de champiñones, crema agria) hizo un bocado increíblemente delicioso y de textura emocionante.

Hachapuri: Este "pastel de queso al estilo georgiano" sabía tan fantástico, si no más, de lo que parecía, si puedes creerlo. Envuelto dentro de una corteza escamosa, mantecosa y fina como el papel, había una sobreabundancia de quesos mozzarella y manouri (de consistencia similar a una ricotta seca) tibios y pegajosos. Ceci y yo terminamos hasta la última migaja.

Pelmeni: El "pelmeni" es la versión rusa de tortellini / dumplings. Ceci y yo pedimos el pelmeni de ternera hecho a mano de MV, que llegó en un tazón de sopa debajo de la falda de una muñeca rusa vestida tradicionalmente. Las albóndigas estaban en un caldo poco profundo y estaban cubiertas con una delicada ramita de eneldo fresco; se sirvió crema agria como acompañamiento. "¡Estos me recuerdan a los tortellini de pollo caseros de mi Grammy italiano!" Ceci dijo efusivamente.

Conclusión: Mi cena en MV fue una de las comidas más gratamente sorprendentes y especiales que he tenido en los últimos tiempos. La comida era reconfortante, casera, fresca y preparada con ingredientes de la más alta calidad, lo cual no es algo a lo que esté particularmente acostumbrado de mis experiencias gastronómicas rusas anteriores. El servicio fue increíblemente cálido, acogedor y, lo más importante, no intimidante. Pero fue el ambiente en MV lo que realmente se robó el espectáculo: no puedo esperar para recomendar este restaurante a amigos y lectores que buscan un lugar especial para tener un brunch íntimo, una pequeña boda / baby shower o incluso simplemente una cita romántica. .


Pintar la ciudad de rojo

En un almuerzo en el restaurante Mari Vanna del centro de Rusia la semana pasada, camareros elegantemente vestidos sirvieron albóndigas de papa y cubos de esturión en una pequeña fiesta organizada por la princesa Kristina Kovalenko, quien se mudó a Nueva York el año pasado desde Moscú. Mientras cenaba, la princesa tomó un sorbo de su cóctel característico, un coñac Louis XIII Remy Martin de $ 5,000 la botella con jugo de manzana.

“Solo yo conozco las proporciones”, dice Kovalenko, de 32 años, sirviendo una ronda para la mesa. Kovalenko, quien dice ser miembro de la realeza de la pequeña república rusa de Kabardino-Balkaria, gastó 6.500 dólares en un almuerzo en Nello en marzo y no piensa en gastar 300 dólares en un cóctel o gastar 8.000 dólares en una noche de fiesta con amigos.

"Si beben whisky, son dos o tres mil. Si beben coñac, son de seis a ocho ", dice sobre la factura, encogiéndose de hombros. “Quiero que la gente se sienta como en casa”.

Bienvenido a la nueva ola rusa. Según los conocedores de la vida nocturna, una oleada de ricos moscovitas ha llegado a la ciudad de Nueva York, y se están apoderando de donde dejaron los asediados banqueros de inversión: exhibiendo tarjetas de crédito en los clubes, comprando joyas en Bulgari y agotando las bodegas de vino. sus mejores botellas por toda la ciudad.

Desde el recién creado propietario de los New Jersey Nets, Mikhail Prokhorov, hasta la hermosa modelo de lencería Irina Shayk, más rusos que nunca están pintando la ciudad de "rojo".

Al igual que la notoria sospechosa de espionaje ruso Anna Chapman, que frecuentaba lugares de moda de Nueva York como el Thompson Hotel and Greenhouse, este nuevo grupo es selectivo sobre dónde vivir. “Van a los tres mejores clubes de la ciudad: Avenue, 1Oak y SL. Gastan $ 10,000 o $ 20,000 en magnums y ni siquiera los beben ”, dice Eddie Miller, un planificador de eventos que llegó a los EE. UU. Desde Ucrania a principios de los años 90, cuando tenía 6 años.

En una noche calurosa el mes pasado, un multimillonario ruso organizó una fiesta para media docena de sus amigos en Midtown. Alquiló la terraza de la azotea del club de striptease Rick's Cabaret (que según las fuentes fue la primera vez en el lugar), y el grupo desembolsó al menos 20.000 dólares por cigarros Davidoff, cajas de champán y la compañía privada de los mejores bailarines del club. Rick's Cabaret no identificó al magnate, pero los bailarines lo describieron como "40 y tantos, delgado y guapo, con rasgos cincelados".

"Fue increíble", dice una bailarina que se conoce con el nombre de "Cynthia". “Había como cinco chicas por cada chico. Fueron muy generosos, definitivamente grandes propinas ".

Otra bailarina llamada "Mónica" dice que recibió una propina de cuatro cifras para la velada. "Pensamos que habría más chicos porque pidieron muchas chicas", dice Monica.

Cynthia, por ejemplo, está encantada con estos visitantes de la antigua URSS. "¡Creo que tendré que aprender a hablar ruso!" ella bromea.

Si bien Londres solía ser el centro de los rusos ricos, las fuentes dicen que Nueva York ahora se está volviendo más popular a medida que se han suavizado las restricciones de viaje.

"Durante mucho tiempo no pudieron obtener visas para venir aquí, por lo que varios oligarcas se fueron a Londres", dice el empresario de vida nocturna Mark Baker, socio de Juliet.

Supperclub, donde la pelirroja Chapman, de 28 años, festejó durante sus dos años en Nueva York. "Pero siempre supimos que Nueva York era el final".

Ayuda que Nueva York sea positivamente barata en comparación con Rusia. En Moscú, una mesa en un club nocturno de alta gama cuesta al menos $ 15,000 en comparación con $ 1,500 en Nueva York, dicen las fuentes.

Y ahora que el propietario de los Nets, Prokhorov, ha decidido hacer un hogar aquí, se espera que incluso más de sus compatriotas adinerados entren rusos.

"Es como si Madonna vuela a Moscú mañana y establece una casa durante seis meses, muchos otros cantantes la seguirán", explica Tatiana Brunetti, gerente de Mari Vanna.

La presencia de Prokhorov, de hecho, ya ha energizado la escena de la vida nocturna rusa. El grupo Ginza Project, la compañía propietaria de Mari Vanna junto con una serie de restaurantes de alta gama en Moscú y San Petersburgo, planea abrir tres puntos calientes más en Nueva York en los próximos meses.

“Nuestro cliente ruso está muy mimado”, dice Brunetti. "Estamos trayendo esos estándares aquí".

La consultora Marina Izaryeva, que conecta a rusos adinerados que no hablan inglés con cirujanos plásticos de todo el mundo, dice que sus clientes gastarán entre $ 25,000 y $ 100,000 por una estadía de dos semanas en la ciudad, y son extremadamente exigentes.

“Tengo un negocio muy particular”, explica el siberiano que se hizo a sí mismo y que viaja entre Moscú y Nueva York. “Compran apartamentos de lujo. Aman la comodidad. ¡Algunos alquilan Ferraris, helicópteros, todos los tejados y áticos! "

También les gustan las marcas de diseñadores de la ciudad. “Debido a que hay mucha gente grande y comida grande [en Nueva York], puedes encontrar los tamaños [más pequeños]”, dice Izaryeva, y agrega que los ceros de tamaño son más abundantes aquí.

La sexy modelo Shayk, que está saliendo con la controvertida estrella del fútbol Cristiano Ronaldo, es cliente VIP de la boutique de Meatpacking District, Christian Louboutin. Ella "comprará dos o tres pares a la vez", según su flack Ryan Brown.

A diferencia de los ricos de Wall Street, que todavía se sienten demasiado avergonzados para gastar de más durante la recesión, los rusos ricos no tienen tales escrúpulos, dice Baker de Juliet Supperclub.

"Los rusos no tienen mucha culpa", dice Baker. “Cuando Wall Street se fue al sur, mis amigos rusos y de Europa del Este recogieron mi negocio. Estás viendo una generación que fue reprimida. Ahora son divertidos. Los rusos son buenos para la economía, hombre ".

Pero mientras la ola rusa está adoptando un estilo de vida de lujo en Gotham en este momento, la mayoría de ellos olfatea a la supuesta espía y compañera neoyorquina Anna Chapman, quien recientemente volvió a poner a su país en el mapa. Ella simplemente no es una belleza, dah-link.

"No hay nada malo con ella, pero está en todos los periódicos 'esta hermosa pelirroja'. Quiero decir, conozco a tantas hermosas chicas rusas, y ella no es una de ellas", se ríe la aturdidora nacida en Siberia Iva Stelmak, ex modelo. que emigró a Nueva York en 1994. "Pero si alguien me pregunta qué hago, voy a decir: 'Soy un espía'. Está muy de moda en este momento".


Moscú en el Hudson: las mejores comidas rusas en Manhattan

Yo era el típico niño inmigrante ruso rebelde que crecía en Texas. No bebí, no fumé y no obtuve B en mis boletas de calificaciones. En cambio, cometí un pecado mucho mayor, al menos en lo que respecta a las madres rusas: rechacé la cocina de mi país de origen.

Lo peor era cuando tenía amigos en mi casa. Mi mamá preparaba una gran variedad rusa completa con Salat Olivier, repollo en escabeche, sándwiches de caviar y rábanos para decorar. ¡Que embarazoso!

The Post & # 8217s Nora Barak levanta un cóctel de cosmonauta mientras ella & # 8217 está a punto de cavar en un plato de blintzes en el salón de té ruso. Zandy Mangold El opulento interior del salón de té ruso. El escritor cuando era un bebé con (de izquierda a derecha) mamá Galina, hermana Bella y papá Alex, en la URSS en 1987.

Solo quería encajar, ¿de acuerdo? Entonces demándame. Le rogaba a mi madre todas las noches que preparara Pasta Roni para la cena.

Sin embargo, en secreto me encantaba la comida rusa y me llenaba de sobras de arenque salado cuando nadie miraba. ¿Qué es lo que no me encanta? Siempre me he preguntado por qué las cocinas italiana y china son la corriente principal, mientras que la mayoría de los estadounidenses ni siquiera pueden nombrar un elemento del menú ruso. Quiero decir, la comida rusa es tan salada. Es tan sospechoso. Es tan . . . mayonesa-y! Oh. ¿Acabo de responder mi propia pregunta?

En mi adolescencia, salí del armario de comida rusa y comencé a disfrutar abiertamente de todo lo que cocinaba mi familia: pelmeni, caviar y blinchiki, stroganoff de res, borscht, ¡estaba en el cielo!

Pero las cosas se tornaron sombrías cuando me mudé a Manhattan en 2010. Las fiestas de la patria no eran accesibles constantemente para mí. Entonces, impulsado por los Juegos Olímpicos de Invierno en Rusia, emprendí una misión. Temiendo el largo viaje a Little Odessa en Brighton Beach, estaba decidido a encontrar la comida de mi familia en Manhattan.

El salón de té ruso (150 W. 57th St. 212-581-7100) fue mi primera parada. Incluso el gran ambiente no podía distraer la atención del hecho de que estaban allí para complacer a los turistas estadounidenses más que a nadie. Lo único verdaderamente ruso en todo el lugar fue nuestro camarero Sasha, quien, cuando mi amiga dijo: "Estoy bien", para indicar que ya había tenido suficiente en su plato, respondió con severidad: "Tú no eres bueno", y continuó. sirviéndola hasta que el plato estuvo perfecto para sus estándares.

A juzgar por el sabor dulce del borscht, una sopa de remolacha tradicionalmente sabrosa, este no es un restaurante que tenga en cuenta el paladar ruso. Casi podía sentir a mi abuelo revolcándose en su tumba cuando Sasha nos presentó lo que se suponía que era pelmeni, un plato de albóndigas de ternera servido en caldo con crema agria, pero en realidad era un plato Alfredo de tortellini de trufa que esperarías ver en un hogareño. Restaurante italiano.

Nora Barak se acerca sigilosamente a Roman Kaplan, propietario de Russian Samovar, donde el entretenimiento en vivo y los vodkas infundidos son de primera categoría. Anne Wermiel La comida en Onegin - (en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda) stroganoff de ternera, & # 8220herring con abrigo rojo & # 8221 repollo relleno y albóndigas ucranianas tradicionales - te hará creer que hay una babushka en la cocina. Brian Zak La combinación perfecta de comida, gente y ambiente, el restaurante del distrito Flatiron, Mari Vanna, trae un poco de la Madre Rusia a Nueva York. Brian Zak

Me mudé a Russian Samovar (256 W. 52nd St. 212-757-0168), donde la multitud era mucho más interesante que la comida, lo que en realidad es algo bueno. La comida rusa no necesita ser creativa para ser impresionante si la receta es correcta, estás de oro. Y eres libre de concentrarte en lo que más aprecian los rusos y en lo que Samovar ruso hace mejor: el entretenimiento. La música en vivo, la gran cantidad de vodkas infundidos y el amable propietario tuerto se asegurarán de que tenga una noche para recordar (u olvidar, dependiendo de cuántos tragos de vodka esté obligado a tomar). Pero tenga en cuenta: las 10 p.m. la multitud baja, incluso un martes.

Cuando entré en Onegin (391 Sixth Ave. 212-924-8001) en West Village, me abofetearon con llamativos. Y no pude evitar notar lo vacío que estaba. Más tarde supe por Sergey, el anfitrión, que esto se debe a que la gente solo va a la fiesta de noche a Onegin, rara vez durante el día. Incluso lo demostró mostrándome videos ruidosos en su teléfono inteligente de la noche anterior.

Si puede superar la decoración, encontrará que Onegin no es diferente de su humano ruso típico: abrasivo al principio, pero después de un tiempo y licor fuerte, encantador y cálido. Una vez que llegó la comida, supe que había encontrado mi lugar, ¿o era el trago de vodka con infusión de higos y grosellas que el camarero insistió en que tomara para hablar? De cualquier manera, desde el stroganoff de ternera hasta el golubtsy (un plato básico de repollo relleno de ternera), este lugar sabía a casa.

No fue hasta que pasé un lunes por la noche en Mari Vanna (41 E. 20th St., 212-777-1955) que supe que llegaría al punto óptimo de los restaurantes rusos: esa combinación perfecta de atmósfera, comida y gente. El lugar de Flatiron es tan esencialmente ruso que sentí que estar allí compensó todas las lecciones de idioma ruso que me salté en la escuela primaria. Mis padres no estarían de acuerdo.

El papel pintado a rayas, las pantallas de lámparas inclinadas y los manteles blanquecinos me hicieron pensar que estaba sentada en la cocina de mi babushka por un segundo. Volví a la realidad cuando vi a una chica de pie, bailando agresivamente y cantando una canción pop rusa. Todos los demás en su mesa de 12 personas estaban sentados en silencio, disfrutando de la cena.

Y la cena fue definitivamente agradable. El plato más memorable fue el borscht, servido sobre una plancha de madera con pequeños cuencos de diversos acompañamientos, como huevo picado, crema agria, cebolla y ajo. El único borscht que he tenido que era mejor que este fue el de mi madre, para ser honesto *.

No sabía esto antes de llegar allí, pero el lunes es la noche más popular de Mari Vanna. Poco a poco haciéndose más ruidoso y más oscuro, el pintoresco restaurante se transforma lentamente en una discoteca en toda regla. Realmente no conozco a una persona que tenga el tipo de trabajo que le permita enfurecerse un lunes por la noche como este, pero si lo hace, ya sabe a dónde ir.

No hace falta decir que tuve que terminar mi noche temprano **, pero definitivamente regresaré, probablemente un sábado por la noche cuando pueda cenar en paz.


Proyectos

Creando nuevos servicios y proyectos, nos esforzamos por hacer tu vida más cómoda e interesante

Centro de arte Nevskiy 8

Galería, tienda de artículos de diseño de interiores, tienda de pintor y cafetería conceptual

TSVETOCHNY DOMIK

Ramos y arreglos florísticos hechos con alma para cualquier ocasión

Cielo de Ginza

Catering a bordo de clase premium, oportunidades para alquilar y encargar jets privados para diversos fines, y todos los pequeños detalles que hacen que el vuelo sea más cómodo.

Ginza Prime

El primer servicio de conserjería de gestión personal de San Petersburgo en San Petersburgo, creado para aquellos que valoran su tiempo y lo emplean con la máxima eficacia.

Gimnasio Ginza

Gimnasio panorámico en el corazón de San Petersburgo del proyecto Ginza Fitness

Catering Proyecto Ginza

Las cocinas y el servicio de los restaurantes Ginza Project: ¡catering para su propio evento!

Entrega de Ginza

Servicio de entrega 24 horas de comida y flores del Proyecto Ginza. Hacemos envíos a cualquier parte de la ciudad en todo momento.

Ginza para niños

Clases magistrales creativas y en desarrollo, fiestas y cumpleaños infantiles.

Hoteles en Ginza

¡Ginza Hotels y Ginza Apartments están ubicados en las mejores zonas de San Petersburgo! Nuestros apartamentos están unidos por un único alto estándar de calidad y servicio. "Kvartira №4 de Ginza Project", "Dom16 de Ginza Project", "Apartamento Karavannay 11 de


Recibe nuestro boletín de noticias GRATIS

Los que comían abajo hablaban un inglés sin acento, que es normal en lo que respecta a la clientela en estos días. La mayoría de los clientes son viajeros de negocios o clientes habituales del vecindario, no diplomáticos rusos, según McGovern. "Tienen un bar en la propiedad y no promueven el consumo de alcohol fuera de su casa o de la embajada", explica. Dicho esto, Vorobjovas recuerda cuando Vladimir Putin El equipo de pilotos lo visitó en 2004. “Nos tomó un tiempo descifrar quiénes eran, hasta que se pusieron un poco borrachos”, dice el lituano.

Vorobjovas compara su restaurante con Epcot, diciendo que la comida rusa y el vodka son más un tema que cualquier otra cosa. Pero no siempre ha sido así. Russia House fue inicialmente un club privado fundado por Edward Lozansky, físico nuclear que también fundó la Universidad Americana en Moscú. Actualmente se desempeña como columnista de la Washington Times. Uno de sus artículos recientes llevaba el titular: "Dejemos que Trump sea Trump, Ronald Reagan fue Ronald Reagan.”

La mayoría conoce a Lozansky por su dramática historia de amor, capturada en forma impresa y en pantalla. "Para Tatiana: cuando el amor triunfó sobre el Kremlin" es una película sobre la relación de Lozansky con la hija de un general de alto rango de la Unión Soviética. Tatiana Lozansky tardó seis años y una huelga de hambre en reunirse con su esposo en Estados Unidos con su hija de 11 años.

Lozansky le dijo al Correo en 1991, las regalías del libro y la película le ayudaron a comprar el edificio de la Casa Rusia por 700.000 dólares en los años noventa. Abrió su club para que personas poderosas pudieran unirse para ayudar a negociar mejores relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Lozansky se reunió con McGovern y Vorobjovas en 2002, invitándolos a arrendar la Casa Rusia y convertirla en un restaurante público. Limitado al primer piso solamente, se inauguró en marzo de 2003. "Tomamos el siguiente nivel y el siguiente nivel y finalmente nos hicimos cargo de todo el edificio", dice McGovern. "Finalmente, le compramos el edificio a Ed".

"Si miras todos los artículos, Ed menciona que todavía forma parte de Russia House", dice Vorobjovas. "Tiene una llave, siempre entra y activa la alarma". McGovern interviene: "Siempre puedes saber cuándo está Ed aquí porque usa una colonia distintiva". "Ha usado la misma colonia durante 30 años; debe haber sido uno de esos casos que estaba en liquidación en T.J. Maxx ”, bromea Vorobjovas.

Ya sea que tenga que ver con los orígenes de Russia House como club privado o con la política actual, es innegable que una cierta mística rodea al negocio. Los propietarios lo agradecen, pero solo hasta cierto punto. “Nos han dicho a lo largo de los años que somos propiedad de la mafia”, dice McGovern. "No puedo decirte cuántas veces nos han dicho que echamos a las prostitutas de este lugar ... No infringimos ninguna ley, pagamos impuestos". McGovern, el jefe de cocina, sostiene que el único secreto de Russia House son sus recetas.

Sin duda, Russia House se ha visto afectada, pero operar un restaurante que sirve borscht no es necesariamente tan arriesgado como jugar a la ruleta rusa. El negocio está en auge en Mari Vanna al otro lado de Dupont Circle en 1141 Connecticut Ave. NW.

El restaurante está diseñado para parecerse a la casa kitsch de una babushka con sus diseños florales, sofás hundidos y fotografías enmarcadas. Mari Vanna tiene dos ubicaciones en Rusia y varias en los EE. UU., Y abrió en D.C. en diciembre de 2012. Gerente general Tatiana Mis es de Bielorrusia y gerente Slava Grig es de Moldavia. Ambos han estado ahí desde el principio.

“El negocio es realmente bueno”, dice Mis. Especialmente porque es invierno y hace mucho frío. La gente está tratando de recalentarse. Por eso vienen aquí por vodka ". Agrega que Mari Vanna obtuvo al menos un 20 por ciento más de ingresos en diciembre de 2017 en comparación con diciembre de 2016. No cree que las tensas relaciones entre Estados Unidos y Rusia hayan obstaculizado los negocios.

"La gente que viene, aquí sabe a dónde viene", dice. “Siempre son muy amables. Lo único que mencionaría es que hay mucho interés. ¿Qué platos tienes? ¿Qué vendes aquí? ¿Qué es la cocina rusa? Pero nada agresivo o negativo ".

Grig agrega: “Las personas que vienen aquí pueden separar la vida política y cultural… Esta noticia da a los estadounidenses más interés en descubrir la cultura rusa y la comida rusa. Incluso si no es la mejor noticia ". Mis sugiere que Russia House ha recibido la peor parte de la reacción porque tiene la palabra Rusia en su nombre. "Si escribiéramos, 'Rusia Mari Vanna', las cosas podrían ser diferentes".

Al principio, la clientela de Mari Vanna era predominantemente rusa, pero ahora vienen más estadounidenses a cenar y al club cuando el segundo piso se convierte en una fiesta de baile impulsada por DJ los fines de semana. El restaurante cuenta con leales superfans estadounidenses. "Tenemos dos invitados habituales:Beto y Eduardo—Están aquí todos los días ”, dice Grig. "Desde el principio, han estado aquí todos los días y, a veces, dos veces al día". Otro habitual llamado Kevin creó un grupo de Facebook para los devotos de Mari Vanna.

El restaurante ofrece diferentes especialidades cada noche, lo que también ayuda a construir una clientela habitual. Por ejemplo, los jueves después de las 5 p.m., los clientes pueden pagar $ 29 por caviar, blinis, condimentos, ensaladas y un trago de vodka ilimitados.

Mientras los estadounidenses continúan ocupando asientos, Mis sostiene que Mari Vanna es "el centro de la comunidad de habla rusa en D.C." A diferencia de Russia House, Mari Vanna ve una buena cantidad de personas de la embajada rusa, tal vez porque Mari Vanna a menudo sirve vodka como patrocinadora de los eventos culturales de la embajada. “Son buenos amigos y vienen aquí a menudo”, dice Mis. También lo hacen los jugadores de hockey rusos que juegan para el equipo local. Las capitales Alex Ovechkin y Dmitry Orlov estaban en Mari Vanna para la víspera de Año Nuevo.

Mis confía bastante en la calidad de la comida y los vodkas infundidos de Mari Vanna. Cuando se le preguntó por qué pensaba que los ingresos de Russia House se habían desplomado un poco, respondió: "Es por nosotros".

Ha sido un negocio como de costumbre en Jardín de la cerveza Dacha, también. El bar Shaw en 1600 7th St. NW toma prestado su nombre de la palabra rusa para una casa de verano. "El nombre es una sensación", dice el copropietario Dmitri Chekaldin. "En una casa de campo se supone que debes sentirte relajado ... Es un refugio en la bulliciosa vida de la ciudad".

Si bien el nombre es ruso y el bar es propiedad de un par de inmigrantes rusos, no sabrías que el bar tiene un lado eslavo. La mayoría de las cervezas son alemanas y el menú de comida parece sacado del Oktoberfest, salvo por toques de eneldo.

Chekaldin creció en la ciudad de Perm, Rusia, antes de mudarse a Moscú en 1989. Llegó solo a los Estados Unidos en 1994 para estudiar y nadar en el equipo de natación de la Universidad George Washington. Su socio comercial Ilya Alter Llegó unos dos años antes que Chekaldin y llegó con toda su familia como parte de un programa que permitió a los refugiados judíos en Rusia emigrar a Estados Unidos.

Chekaldin y Alter se consideran estadounidenses y D.C. su hogar, pero dicen que ver las noticias sobre su país de origen es surrealista. “A veces es desconcertante”, dice Chekaldin. “Pone una sombra sobre tus orígenes y de dónde vienes. La gente dice: 'Oh, rusos, son astutos. No se puede confiar en ellos ".

Si bien Chekaldin dice que "tuvieron una muy buena temporada" en Shaw, cierto sentimiento anti-ruso se deslizó en las negociaciones del año pasado sobre el Dacha Beer Garden planeado para las calles 14 y S NW. Los propietarios se encontraron con un gran rechazo por parte de los vecinos disidentes, quienes estaban más preocupados por la capacidad propuesta de 600 personas y el ruido que vendría con ella. Algunos citaron que en 2015, los propietarios pagaron una multa de $ 42,500 por violaciones de un acuerdo de conciliación relacionadas con la capacidad.

Él dice que las quejas ocasionalmente se vuelven personales, especialmente en blogs similares a Reddit. “Había gente que decía: 'Ustedes los rusos son lavadores de dinero'”, dice Chekaldin. Trató de reírse, señalando que la industria de los restaurantes no genera dinero. "Realmente no me sentí herido. Creo que la gente dice todo tipo de cosas, especialmente hoy en día, cuando nadie se siente responsable de nada ”.

Chekaldin tiene un mensaje patriótico. “Si realmente miras a los rusos o cualquier otro inmigrante que viene a este país, entramos, traemos nuestra cultura, nuestra estética, nuestro conocimiento, y el éxito de Estados Unidos se basa precisamente en esto”, dice. "La ventaja de Estados Unidos es que no es una sociedad homogénea".


2. Mari Vanna

Comida que debes probar: Napoleón ruso (pastel con tres capas de hojaldre y dos capas alternas de crema pastelera)

Cuando ingresa a Mari Vanna, realmente se siente como si hubiera ingresado a la casa de alguien. La decoración es similar a la de un comedor familiar, por lo que inmediatamente resalta un ambiente cálido y acogedor. Los comensales se han entusiasmado con la autenticidad de la comida casera rusa, los amables camareros y la amabilidad del restaurante y rsquos muy propio gato! Si todavía tiene suficiente espacio para el postre, debe probar su delicioso pastel de Napoleón, que en realidad es la versión rusa de mille-feuille, un pastel francés.

Mari Vanna

Dirección: Spiridonyevskiy per., 10a, Moscú, Rusia, 123104

Sitio web: Mari Vanna


Tradition Hotel, San Petersburgo (Rusia): ofertas y comentarios

El Tradition Hotel Saint Petersburg se encuentra a 1,5 km del Puente del Palacio y cuenta con biblioteca y set de té y café. Este hotel se encuentra a 1,6 km del Museo Estatal del Hermitage.

Localización

El hotel está situado en una zona turística de San Petersburgo, cerca del complejo deportivo Yubileyny. El centro de la ciudad se encuentra a 1,3 km del hotel.

Este agradable lugar se encuentra a 10 minutos a pie de la estación de metro Sportivnaya. El aeropuerto de Pulkovo se encuentra a unos 29 minutos en coche.

Habitaciones

El alojamiento ofrece a sus huéspedes acogedoras habitaciones equipadas con Wi-Fi gratuito, sillones y detectores de humo. Los huéspedes pueden disfrutar de una espléndida vista a la calle desde las habitaciones. Las habitaciones también tienen baño privado con zapatillas, secador de pelo y albornoces.

Comer y beber

Los huéspedes del Tradition Hotel disfrutarán de un desayuno buffet diario durante su estancia. El restaurante atrae con platos de la cocina local. Koryushka y Zhelania se encuentran a unos 50 metros.

Ocio

El hotel también cuenta con estacionamiento público gratuito, guardarropa y caja de seguridad.

Internet

Internet inalámbrico está disponible en todo el hotel de forma gratuita.

Estacionamiento para invitados

Hay aparcamiento público disponible en el establecimiento (podría ser necesario reservar) por 300 RUB por día.


20 de los mejores restaurantes de Moscú, Rusia escritos por un local

1.) Mari Vanna ($ | Comida tradicional rusa | Casual)

¡Marivanna & # 8217s Benjamin celebrando su sexto cumpleaños en el restaurante!

Mari Vanna es un restaurante acogedor y relajado, inspirado en una antigua casa rusa. (¡Incluso tienen el gato más lindo llamado Benjamin que saldrá a saludar a los invitados! Se muestra en la foto de arriba). El personal siempre es amable y servicial también. Vale la pena hacer una reserva aquí, ya que a veces la espera puede ser de hasta una hora para una mesa.

Recomiendo conseguir el Borscht, Beef Stroganoff y sus pelmeni (bolas de masa).

2.) Винотека Grape & # 8211 ($ - $$ | Europeo | Elegante Casual)

Puede que sea un poco parcial en este caso, ya que solía vivir directamente encima de este restaurante y me encantaba lo cerca que estaba de casa, jaja. Pero realmente tienen la mejor comida de Moscú, y el servicio y el ambiente aquí son fenomenales. También tienen una increíble selección de vinos.

Desde el exterior, este restaurante parece pequeño y estrecho, pero todo el comedor está abajo en una bodega de lujo. En el verano también es agradable porque instalaron un pequeño patio al aire libre (en la foto de arriba). Es un lugar realmente encantador para una cita nocturna o una noche especial. Nos gusta especialmente cenar aquí antes de ir a un espectáculo en el Bolshoi, ya que el restaurante es exclusivo y, por lo general, no hay overbooking y pueden acomodarse para asegurarse de que salgamos a tiempo para nuestro espectáculo.

Nunca tuve nada aquí que no me gustara, pero mis favoritos son las carrilleras, la pechuga de pato y el atún. También me encanta su sopa de calabaza y sopa de camarones tailandesa. ¡Su aperitivo de pera guisada en vino con queso gorgonzola y palomitas de maíz de trigo sarraceno es increíblemente delicioso! Y ahorre espacio para el postre & # 8211 ¡todas sus opciones son increíbles!

3.) ELECCIÓN ($ | Opciones europeas, saludables, veganas | Informal)

And right next door to Grape is this wonderful restaurant – CHOICE! It took months of living above this restaurant before I convinced my husband to try it with me. We always thought it was “expensive” and only served vegan food. That was not the case at all! The food is incredibly affordable – on average a dish is 500 – 900 rubles (about $8 – $15 USD).

They have many healthy and delicious options (and yes they do have vegetarian and vegan dishes, but there is meat available too). It’s a great spot for lunch or dinner and has a very hip yet relaxed vibe. It’s an interesting restaurant! The waitstaff here is some of the best we’ve had in Moscow too. They are really attentive and friendly.

Again, I think we’ve had everything on the menu and loved it. However, our favorites are the salmon sliders, assorted “snack tray,” bruschetta and every single salad on the menu! They also make fantastic lemonades.

4.) Lucky Izakaya Bar ($-$$ | Asian Fusion | Casual – Trendy)

While an Izakaya is a casual Japanese drinking house, that is not what you’ll find at “Lucky Izakaya Bar” in Moscow. This is an upscale dining experience that serves phenomenal fusion food in a wonderful atmosphere. (Not that they don’t have a wonderful wine and drink selection, though!) The window tables provide some great people watching as well…

This is one of my favorite restaurants in Moscow by far. Just be sure to make a reservation if you go on the weekend – as they are usually jampacked!

I especially love their roast avocado, prawn mandu dumplings, Chargrilled beef sirloin with Japanese mustard and green tea mochi.

5.) Zotman Pizza Pie ($-$ | Pizza! | Casual)

This is hands down the best pizza I’ve had while in Moscow. Heck, this is some of the best pizza I’ve had anywhere – period! I especially love coming here in the winter as the atmosphere is so cozy, and you can sit near the wood fire pizza ovens for extra warmth. If you’re visiting in summer or on a weekend, I do advise calling ahead for a table as this place is always busy.

Their best pizza is their “pumpkin, chorizo and truffle honey pizza”. This is a seasonal pizza, though, and is not always available (usually late summer through fall it’s there). If they don’t have it – our other favorite pizzas are their chicken, broccoli and cream cheese pizza and also the lamb kebab with cumin and onion pizza. They also have fantastic homemade lemonades!

6.) Buba by Sumosan ($-$$ | Sushi | Casual)

Out of all the restaurants on this list, I’m pretty sure we’ve eaten at Buba’s the most. They are consistently amazing, and we’ve never had to wait for a table here. They also have the best sushi in Moscow by far, and the waitstaff is always very friendly.

While the sushi is great – I love their king crab with salmon and tuna salsa roll especially – I really recommend trying the wasabi shrimp. It’s an appetizer size, but it is SO good. Be sure to save room for mochi too!

7.) Masters & Margaritas ($-$$ | European | Casual)


We stopped here numerous times for drinks before we finally tried their food – and we were really missing out! The food is just as tasty as the cocktails. I really love coming to Masters & Margaritas for their inventive margaritas, though. The atmosphere here is also one of my favorites in Moscow. It’s very cozy and “hipster”… which I mean that in the best possible way. The decor is unique…and so are the beverages and food!

They also have AMAZING wasabi shrimp as an appetizer, and I enjoy their shrimp risotto. Obviously, try a margarita here, too! I like their mango margarita and blood orange, but their seasonal ones are especially fun – from pumpkin margaritas to hibiscus and more!

8.) Beluga ($$ | Russian | Dressy)

Beluga has arguably some of the best views in Moscow. It’s directly across the road from the Kremlin – so you’ll have a view of that and St. Basil’s Cathedral while you dine! The waitstaff here is beyond amazing too. They are so kind. We didn’t know a darn thing about caviar the first time we came here, and they didn’t make us feel like idiots…but instead educated us about the different kinds of caviar, what to eat it with and made some great recommendations for entrees and drinks as well! It was such a fantastic experience.

*Note: there is a Beluga Caviar Bar inside the GUM mall. That is different than this restaurant! I honestly haven’t tried that place yet and can’t attest to it.

Definitely come here to do a caviar tasting! We also enjoyed the scallop pasta and tenderloin. They also have some of the best Kvass (a fermented beverage) that we’ve had in Moscow.

9.) Turandot ($$ | Contemporary | Dressy)

I’m putting Turandot on this list because it is easily the most extravagant restaurant I’ve ever dined in. The baroque decor inside this restaurant is beyond gorgeous, and it’s quite the experience to dine in such a lavish setting! We reserved coming here only on a couple of special occasions, as it is on the pricey end of the spectrum. But if you only have a set amount of time in Moscow – why not go all out?!

Things to note, though, while this restaurant is impressive… the interior is better than the food. The food is good, don’t get me wrong, but not as good as one would think with this extravagant of a setting. And the service here is some of the worst I’ve experienced in Moscow. The waitstaff is not attentive or friendly or helpful at all… Going into this restaurant though, with the expectation that the waitstaff won’t be amazing, helped us to enjoy it more the last time we were there.

I recommend doing their special “set menu” options. These are dishes predetermined by the chef, and I do feel you get the best “bang for your buck” doing this option. We did the “modern” set last time with a wine pairing and really enjoyed it.

10.) Severyane ($-$$ | European | Casual)

I love Severyane in the summer because they’ll open the large window in the front of the restaurant and allow some seating outside. It’s a great atmosphere that is a little loud yet cozy. (And there is some great people-watching here!) The food is great, but what really sets this restaurant apart is its ambiance.

Anything off the grill is fantastic. Be aware that the portion sizes will be smaller and many times this restaurant is “cash only.”

11.) LavkaLavka ($-$$ | Contemporary Russian, Farm-to-Table | Casual)


LavkaLavka is great in the summer as well – as they have plenty of comfortable outdoor seating. They serve their food with the freshest of ingredients, and the staff here are all phenomenal! This was actually one of the first restaurants my husband and I ever dined at while in Moscow. Our realtor had recommended it to us and it set the bar VERY high for future restaurant endeavors.

I like the halibut here, but it’s one of the only restaurants that I’ve ever seen serve things like “deer heart with mashed celery, rosemary
crumble & cowberry sorbet.” My husband loves venison and trying weird food, so he had to try the deer heart. He said it was one of the most interesting dishes he’s ever tasted. (Not sure if he feels the need to get it again – but he’s glad he tried it!)

12.) Simple Things ($ | European, Wine Bar | Casual)


Simple Things is just as the name describes – it’s a nice, simple restaurant with a simple and fresh menu. I come here specifically for their rabbit. The portions are smaller, so you may also want an appetizer or dessert to fill you up!

Note: this restaurant is the nicest to dine at in the summer with its outdoor seating. The indoor setup is a little odd, and if you are not seated in the room with the bar the atmosphere is pretty awful.

Again, I really like their rabbit and their selection of wine is fantastic and reasonably priced.


Carl Ruiz had a series on YouTube

If you've ever wondered what a professional chef would think of your favorite fast food, fast casual, and sit-down dining chains, Carl Ruiz hosted a YouTube show where he would tell you. OMG Carl's Food Show gave viewers exactly what they wanted, a trained chef's take on places like Applebee's, Cracker Barrel, McDonald's, Subway, and Five Guys. He was honest, too, and no, he didn't hate everything.

Skip the cheeseburger egg rolls at Applebee's, for example, but their artichoke dip was a win. So were their quesadillas, which he considered among the best chain quesadillas he'd had.

How about Cracker Barrel? He found the decor weird, admitted they were off to a "rough start" with his first bite of country ham, but went on to say that it was real ham, and he hadn't been expecting that for the price. He lauded their eggs and their orange juice, and if you're starting to see a pattern here, you're right. Even dishes he wasn't super fond of he still tried to find something good to say about them, and that says a lot.

He was less thrilled with Subway, using the word "spongey" quite a bit.


What do I serve with Stroganoff?

I know it sounded like I just mentioned the last thing but I have more.

Dill pickles and mounds of mashed potatoes make beef stroganoff the best dinner EVA! If you are wondering why pickles are necessary, I am happy to oblige. Their acidity breaks up the richness of this dish and provides a great balance!

You might be surprised but potatoes are the most traditional pairing for Beef Stroganoff in Russia. We serve mashed potatoes at home and indulge in fried shoestring potatoes in restaurants. Try them, you won&rsquot be able to go back to egg noodles.

You can, of course, serve beef stroganoff over egg noodles like I did with my vegetarian version here. This creamy dish also goes extremely well over plain rice. Let the sauce provide all the flavour!

More Russian Beef Recipes:

This recipe was originally published in 10/2014. Updated with new text and a video in 09/2020.


Ver el vídeo: Mari Vanna London